Atención Plena

La Atención Plena constituye básicamente una forma determinada de prestar atención. Cuando hablamos de atención plena, traducción de la palabra inglesa mindfulness, nos podemos estar refiriendo a varias cosas:
• En primer lugar, a cualquier tipo de práctica voluntaria en la que prestemos atención para darnos cuenta de “qué está sucediendo mientras está sucediendo”. En este sentido, se trataría de practicar la atención intencionadamente durante algunas de nuestras actividades, como pueden ser comer, asearnos, conducir o dar
un paseo. Es lo que llamamos la “práctica informal” de mindfulness o atención plena.
• Además, podemos estar apuntando a lo que habitualmente se llama “meditación”, es decir, a la actividad realizada en un lugar y tiempo concretos y habituales en los que, simplemente, paramos y prestamos atención a lo que sucede tanto en nuestro mundo interno como externo. Esto es lo que más adelante veremos como práctica formal” de mindfulness o atención plena.
• Por último también hace alusión a un nivel de conciencia desde el que vivir, y que sustituya al programa de inconsciencia y piloto automático tan frecuentes en nuestra vida. En este caso, la práctica voluntaria de la atención plena impregna nuestra vida cotidiana y se convierte en un nivel de conciencia expandida que
desborda los momentos de práctica en sí mismos. Este sería el horizonte hacia el cual nos dirigimos con las diferentes prácticas, ya sean formales o informales.

Entradas

Ego, apego y perdida.

, ,
¿ y cuando llega una pérdida ? No es sino desde una actitud despierta, exenta de juicio, llena de amor y compasiva desde donde podemos ir ganando espacio a nuestro ego y por fin soltar apegos. Vivimos identificándonos con todo. Desde…