Cuerpo y Mindfulness

Cuerpo y Mindfulness

Tu cuerpo puede ser la llave que abra la conexión con el momento presente… El momento es aquí y ahora…mindfulness y cuerpo

Sólo si usted es capaz de ser consciente sin pensamiento, puede usar su mente creativamente. La forma más fácil de entrar en este estado es a través de su cuerpo. Siempre que necesite una respuesta, una solución o una idea creativa, deje de pensar por un momento enfocando su atención en su campo interior de energía. Tome consciencia de la quietud. Podríamos decir: no piense sólo con su cabeza, piense con todo su cuerpo…

Eckhart Tolle


El cuerpo siempre se encuentra en el momento presente

El cuerpo vive aquí y ahora, en constante contacto con el contexto dinámico y fluido que le rodea. Esto se experimenta claramente en las sensaciones corporales. Cuando estamos plenamente conscientes notamos que cada pensamiento conlleva una contracción ligera o intensa del cuerpo. Dicha contracción al soltarla sin aversión se disuelve y se relaja. Experimentamos la íntima relación entre cuerpo, emociones y mente.

Ir sensibilizándonos y escuchando a nuestro cuerpo a través de la atención consciente supone un giro radical en nuestra relación con él, con las emociones y con los pensamientos.

Liberar patrones desde el nivel somático se hace posible cuando reconocemos su tensión en distintas partes del cuerpo, y la escuchamos receptivamente, sin lucha ni juicios.

Abre la puerta a una relación diferente con nosotros mismos, con otras personas y con nuestro entorno, libre de los viejos patrones y hábitos mentales, emocionales y físicos que nos limitan y nos hacen sufrir. cuerpo y mindfulnessTodo patrón está constituido por un aspecto mental, una energía emocional, y la reacción física del cuerpo. Liberar los patrones desde el nivel somático se hace posible cuando reconocemos su tensión en distintas partes del cuerpo, y la escuchamos receptivamente, sin lucha ni juicios. De esta forma dejamos de dar fuerza a “la historia que nos contamos” acerca de él, simplemente experimentamos su energía fijada en el cuerpo y descubrimos su naturaleza cambiante: la liberamos de conceptos, definiciones y juicios que la han mantenido atrapada y poco a poco vemos como comienza a transformarse.

Mindfulness, adapta y traduce a nuestro lenguaje y realidad experiencias de indagación y evolución que han demostrado su validez durante miles de años

La consciencia del cuerpo nos permite relacionarnos con nosotros mismos, con los otros y con el entorno sin permanecer atrapados en nuestros patrones y hábitos mentales.

Nuestras respuestas reactivas son memoria psicofísica puesta en acción de forma inconsciente. Si reconocemos la reacción corporal, acogiéndola y escuchándola tal y como es, estamos estableciendo un canal de liberación de estos patrones. A partir de la consciencia de su aspecto somático observamos su naturaleza cambiante. Nos damos cuenta de la contracción que causan, podemos aflojarla y experimentar cómo pierden poder sobre nosotros. Podremos sentir cómo la tensión que generan se va relajando en el mismo cuerpo.

Nuestro cuerpo-mente es un sistema continuo y no dos sistemas separados

mindfulness y cuerpoNuestras emociones se reflejan en el cuerpo de forma clara. La ira se refleja a menudo en la mandíbula o la tristeza en el pecho; nuestros pensamientos se traducen en una expresión peculiar de nuestra cara o un leve gesto de la mano, en la postura corporal de hombros hundidos o en la firmeza de nuestro paso. Todo se refleja en el cuerpo porque todo está de alguna forma en él, en cada una de sus células. Cada célula es fundamentalmente un sistema de transmisión de memoria desde el origen de la especie, y de continuo intercambio de información memoria en cada individuo.


ESTIMULO -> MEMORIA SOMÁTICA -> MEMORIA EMOCIONAL -> PATRONES O HÁBITOS

mindfulness y cuerpoAdemás, somos sistemas de energía. Captamos y gastamos continuamente energía para vivir, y este intercambio lo hacemos a través del cuerpo. Este proceso es parte del flujo macrocósmico de todo el universo, inmerso en la misma danza de contracción y expansión que es la melodía de la vida, también de la nuestra. A través de la comida y los procesos metabólicos nos sumamos a este intercambio universal.  Y puede ocurrir que en el camino de entrada o de salida, parte de esta energía quede retenida o bloqueada en el cuerpo, en forma de nudos de tensión, contracciones musculares, enfermedades o sufrimiento psicológico. Si préstamos a nuestro cuerpo una atención lúcida y sostenida seremos capaces de descifrar su mensaje, de desbloquear sus canales obstruidos, de incorporar nuevas memorias más lúcidas, más coherentes, más libres.

Cuando practicamos la atención plena en nuestro cuerpo estamos aprendiendo su lenguaje.

Con ello nos entrenamos en reconocerlo y utilizarlo. El cuerpo no conoce el lenguaje verbal: su información es motora y sensorial, más cerca de las emociones que de los pensamientos. Cuando aprendemos a escucharle atentamente estamos reaprendiendo a sentir, vivir, usar y habitar en armonía nuestro cuerpo. Volvemos a casa, a nuestra verdadera casa. Esto pasa por aprender su lenguaje, por entrenarnos en reconocerlo y utilizarlo.

Aprendemos a reconocer y a explorar cuatro sensaciones básicas

Cuando enfocamos nuestra atención en el cuerpo, aprendemos a reconocer y a explorar cuatro sensaciones básicas, que constituyen su idioma primordial, y a las que cada uno somos en mayor menor grado sensibles:

Temperatura

Sensaciones asociadas al paso del calor al frío y viceversa. Siempre hay una oscilación ligera y constante entre diferentes temperaturas causadas no solo por los cambios externos, sino por los procesos fisiológicos y los impulsos emocionales. Si les damos espacio para que se desplieguen, asistimos a su continuo cambio e incluso a su disolución. Algunas personas expresan que durante la práctica de mindfulness se les enfría el cuerpo, mientras que otros experimentan calor o bochorno. En general durante la práctica la disminución de estrés mejora la conductividad del cuerpo, y la temperatura tiende a unificarse y estabilizarse.

Tensión

Se refiere a las sensaciones de apretar y soltar, de tensión y relajación. Hay procesos naturales que conllevan estas sensaciones, como por ejemplo la respiración o el latido del corazón. Hay otras sensaciones de tensión que provienen de nudos emocionales: al escucharlas conscientemente con una actitud receptiva y tolerante, facilitamos la apertura de nuevas comprensiones. Las sensaciones de tensión y relajación constituyen una danza continua que a veces se enfatiza en alguna zona según nuestro estado anímico.

Movimiento

Se refiere a la sensación de que algo se mueve en el cuerpo de un lado a otro. De arriba abajo. Hacia fuera o hacia dentro. El cuerpo está en constante movimiento. Esto es evidente por ejemplo en la respiración. En el pecho puede sentirse en ocasiones el movimiento de bombeo del corazón, como un latido e incluso una vibración. Todo está en continuo movimiento. Los dolores y las tensiones no son tampoco puntos fijos y sólidos, sino procesos cambiantes y fluidos, igual que un picor, o un hormigueo errante en constante metamorfosis.

Contacto

Se refiere a la sensación de tocarse de una parte del cuerpo con otra. O con algún objeto, como la ropa, el cojín o la silla. Las sensaciones de contacto a veces son muy sutiles, como en el caso del contacto entre párpado y ojo, los dedos entre sí o labio con labio.

Hay otras sensaciones como son la percepción de la gravedad, el equilibrio y la postura corporal, o el nivel de humedad del cuerpo, que algunas personas experimentan con bastante claridad, pero que a otras les pasan fácilmente desapercibidas.

El lenguaje del cuerpo consiste principalmente en acciones de contraer, tensar o apretar y sus contrapartes de soltar, relajar y abrir. Típicamente el ceño, los ojos, los labios, los músculos faciales e incluso el cuero cabelludo son zonas que reflejan estas acciones en forma de gesticulación. También es común sentirla en el pecho y el abdomen como opresión, expansión o como un vacío, y en las manos, pies o ingles como acciones de apretar, contraer o mover inquietamente. Todo ello nos lleva a experimentar la íntima relación entre cuerpo, emociones y mente. No son tres áreas separadas sino un continuo dinámico de tres dimensiones.


Emociones en el cuerpo

Ansiedad y la Preocupación

Tienden a tensionar ciertas partes del rostro, abdomen e ingles, a sentirse como inquietud en manos y pies, y en forma de una calidad energética volátil o turbulenta.

Ira

La ira se suele percibir como una energía fogosa que intenta eliminar algo, y se refleja en la tendencia a apretar manos, mandíbulas y ojos.

mindfulness y cuerpo

Tristeza

La tristeza se puede percibir como una pesadez en los hombros, tensión en la nuca y opresión en el pecho.  Con una calidad energética apagada, incluso densa. El miedo toma la forma de un vacío en el estómago y aparece asociado a una calidad energética de frío.

Depresión

La depresión, que frecuentemente es una acumulación intensa de frustración, tristeza o ira reprimidas, puede experimentarse como un remolino lento, pesado y frio que nos arrastra a un pozo negro, y puede venir acompañado de sensaciones de ansiedad y temor.

Avidez o el deseo intenso de poseer algo

La avidez o el deseo intenso de poseer algo se puede sentir como energía intranquila, incapaz de posarse sobre el momento presente, como un viento inquieto e insistente que nos impide sentir la continua transformación de cada instante.

Gratitud, inspiración,  gozo, amor y el aprecio

Emociones como la gratitud, la inspiración, el gozo, el amor y el aprecio, pueden ser brillantes e incluso radiantes. Es común que se experimenten como el elemento espacio, abierto, infinito e impregnado de luminosidad. Que irradia como vibración sutil y de una temperatura más bien neutral o ligeramente cálida y amable.

mindfulness y cuerpo
Puede ser como elegir un camino concreto en una bifurcación.

Termino este post recordando un fragmento del anterior. “ Palabras como AUTOCONCIENCIA, AUTOCUIDADO Y AUTOCOMPASIÓN, cada vez van tomando más relevancia en este momento vital que nos toca vivir como seres humanos. Contribuyendo desde una conciencia integrativa con el desarrollo de la vida en este lugar que habitamos en: nuestro cuerpo, en la tierra, en el universo. Hacernos seres humanos maduros y responsabilizarnos de lo que nos toca, haciendo un giro en nuestra mirada, dejando de buscar fuera para buscar dentro y encontrar nuestros propios recursos que ya están…”.


Habitar el cuerpo lo protege…

mindfulness y cuerpono por medio de un escudo, sino elevando la frecuencia vibratoria de todo su campo de energía, de modo que todo lo que vibra a una frecuencia más baja como el miedo, la ira o la depresión, existe ahora en un nivel de realidad virtualmente diferente.  Eckhart Tolle

Luisa Alguacil


“No vivas en el pasado, no imagines el futuro, concentra la mente en el momento presente.” (Buda)

Estamos encantados de atenderte. 
 info@mindfulnesslife.org | luisaalguacil@mindfulnesslife.org. Tlf. +34  953 051 824. Whatsapp: +34 605 625 394
Para más Información rellena el formulario de Contacto. Gracias.

Mindfulness life. Realizamos Retiros Mindfulness y Descanso. Y propuestas de entrenamiento Mindfulness personalizadas.  “…cambia tu enfoque… tu forma de mirar en el mundo…”


Referencias:
El Corazón de la Meditación Budista. Nyanaponika Thera. La conciencia plena de los cuatro fundamentos (satipatthana sutta). Versión editada por Kavindu. FUNDAMENTOS DE LA MEDITACIÓN VIPASSANĀ MAHASI SAYADAW Traducción al español por Bhikkhu Nandisena. Manual Clínico de Mindfulness. Fabrizio   Didonna.  http://www.lavanguardia.com/lacontra/20160611/402426129962/si-aumentas-la-conciencia-los-cambios-en-tu-vida-vienen-solos.html. https://www.mindandlife.org/. http://www.elmundo.es/vida-sana/mente/2016/05/06/572a0564468aeb41458b465f.html. http://www.institutomindfulness.cl/2011/03/%C2%BFque-es-mindfulness/.  Atención Plena Momenta a Momenta MEDITACION VIPASSANA Manual ilustrado para meditar Sobin S. Namto. El camino de la atención plena en la vida cotidiana Dra. Thynn Thynn.http://educacioemocional.org/la-ciencia-de-la-compasion/http://www.neurobiofeedback-neuroterapia.com/item/neurociencia-compasion-y-cerebro.html.http://educacioemocional.org/la-ciencia-de-la-compasion/ http://www.neurobiofeedback-neuroterapia.com/item/neurociencia-compasion-y-cerebro.htm .Apuntes Escuela Española de desarrollo Transpersonal lhttp://nievessoriano.blogspot.com.es/2015/01/en-el-cerebro-del-meditador.html

 

Resumen
Cuerpo y Mindfulness
Título
Cuerpo y Mindfulness
Descripción
El cuerpo vive aquí y ahora, en constante contacto con el contexto dinámico y fluido que le rodea. Esto se experimenta claramente en las sensaciones corporales: cuando estamos plenamente conscientes notamos que cada pensamiento conlleva una contracción ligera o intensa del cuerpo, y que al soltarlo sin aversión se disuelve y se relaja dicha contracción.
Autor
Publicador
Mindfulness Life
Logo

2 comentarios sobre “Cuerpo y Mindfulness

  1. Es muy interesante el artículo, muy claro ahora, se necesita mucho entrenamiento, para tomar conciencia de nuestro cuerpo, las emociones y liberarse de los pensamientos, y entender la energía y la liberación que significa para lograr una verdadera relajación, se necesita mucha ejercitación para tomar verdadera conciencia y hacer una forma de vivir en ese estado.

    1. Gracias por tu aportación.
      Si, comparto contigo la reflexión.
      Estar despiertos, lúcidos, conscientes en esta sociedad en la que vivimos, con tanto estimulo alentando la competitividad, la autoexigencia y la distracción, requiere de un compromiso fuerte con nosotros mismo y con la práctica diaria.
      Y es desde ahí, donde encontramos un camino hacia la auto-conciencia, el auto-cuidado y la auto-compasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *