Libérate del Juicio. Actitud Mindfulness – No Juzgar

Libérate del Juicio. Actitud Mindfulness – No Juzgar

¿De donde emerge el Juicio de valor?

libérate del juicioPor naturaleza la mente compara, juzga y evalúa. Este juicio de valor a través de la comparación y la evaluación nace de la necesidad de la especie de establecer un rango jerárquico para sobrevivir.

Si ponemos atención a nuestro “comentarista interno”, nos daremos cuenta de que nuestro discurso mental está poblado de comparaciones, juicio y evaluaciones. Momento a momento nos comparamos frente a estímulos externos como objetos, personas y situaciones, o internos como, sensaciones de dolor,  recuerdos, proyecciones o situaciones imaginarias.

Pensamientos de juicio que pueden dominan la mente y la sobrecargan

“No me gusta este el dolor que siento… Esto es aburrido… Me gusta esta sensación de
quietud… Este trabajo me está saliendo fatal… Seguro que estoy quedando como un tonto… No sirvo para esto… Debería sentirme tranquilo y relajado”

Este tipo de pensamientos de juicio, dominan la mente y la sobrecargan. Es como llevar una maleta llena de rocas en la cabeza. Creándose patrones de conductas que terminan encarcelando-nos (quizá puedas observar en dicho tipo de pensamientos un patrón que se repite en ellos, si se relacionan con ciertas personas o situaciones concretas… Quizás descubras que en el fondo están generados por expectativas, miedos, desconfianza, dudas sobre tu valía o capacidades, deseo de evitar conflictos, búsqueda de bienestar, temor al rechazo). Imagínate cómo sería poder dejar a un lado todos tus juicios de valor y comparaciones  y permitir que cada momento sea como es, sin intentar evaluarlo como “bueno” o “malo”. Esto sería una auténtica calma, una auténtica liberación.


Evaluar y emitir juicios es causa de sufrimiento y está íntimamente relacionada con los aspectos sobre los que construimos nuestra sensación de identidad.

libérate de los juiciosCuando nos relacionamos con alguien en el trabajo, en la calle, en la escuela o en el supermercado, de una manera inconsciente realizamos una evaluación en milésimas de segundos que nos sitúa por encima de la otra persona, por debajo de ella o a su mismo nivel. Aunque las cosas en las que nos enfocamos al compararnos con otros pueden ser infinitas, una considerable cantidad se reducen a la belleza física, la fama, la riqueza material y los talentos o cualidades.

Desde este juicio de valor comparativo, si nos situamos como alguien inferior al otro, naturalmente surge la inseguridad y la envidia. Si nos situamos por encima del otro, surge una especie de condescendencia orgullosa. Si nos situamos en el mismo lugar que el otro, aparece la competitividad. Sin embargo, es útil recordar que siempre estaremos por encima de algunos y por debajo de otros en todas las cualidades imaginables.

Compararnos, evaluar y emitir juicios es causa de sufrimiento

libérate de los juiciosNuestra manía de compararnos, evaluar y emitir juicios es causa de sufrimiento y está íntimamente relacionada con los aspectos sobre los que construimos nuestra sensación de identidad. Se convierten para nosotros en algo tan importante, y su pérdida en algo tan amenazador, que constantemente chequeamos a los demás por si pudiéramos aumentarlos o necesitáramos defenderlos. Esta es una sensación de identidad percibida desde “lo que me falta” olvidando “lo que soy”. Elegimos vivir desde la sensación de carencia en vez de desde la certeza de la abundancia.

Esto no es algo inevitable sino un hábito que se cultiva y se nutre. Está relacionado con la evolución de la especie humana. Pero podemos detectar que es continuamente cambiante. El criterio que lo rige varía constantemente y, al poco tiempo de sentirnos “mejores que”, encontramos otro criterio u otra persona que nos devuelve de nuevo al principio de la escalada.

 

Nos pasamos la vida empujando con nuestra particular carga, el criterio de nuestra comparación

Así nos pasamos la vida empujando con nuestra particular carga (el criterio de nuestra comparación), para volver a caer cuando estamos a punto de llegar a la cima. Ante este habito de compararnos y enjuiciarnos, podemos cultivar hábitos, como son agradecer y empatizar. Mientras la comparación y la competencia nos llevan al estrecho espacio psicológico de la carencia, la gratitud y la empatía nos transportan al amplio espacio de la abundancia.


La mente categoriza y etiqueta casi todo lo que vemos.

libérate de los juiciosCuando empezamos a practicar el prestar atención a la actividad de nuestra propia mente, es habitual que descubramos y nos sorprenda el hecho de que constantemente generamos este juicios  de valor sobre nuestra experiencia. La mente categoriza y etiqueta casi todo lo que vemos. Reaccionamos a todo lo que experimentamos en
términos del valor que creemos tiene para nosotros. Algunas cosas, personas y acontecimientos son juzgados como “buenos” porque, por alguna razón, hacen que nos sintamos bien. Otros son condenados con la misma celeridad porque detectamos que en nosotros se produce una reacción que nos desagrada. De esta forma,  atribuimos a factores externos “la bondad o la maldad”, sin darnos cuenta de que no son los hechos en sí, sino nuestra reacción ante ellos, lo que nos produce dolor y sufrimiento.

 

La costumbre de categorizar y de juzgar limita nuestra experiencia nos limita a reacciones automáticas

Esta costumbre de categorizar y de juzgar nuestra experiencia nos limita a reacciones automáticas de las que ni si quiera nos damos cuenta y que, a menudo, carecen de base objetiva. Estos juicios tienden a dominar nuestra mente y nos hacen difícil encontrar la paz en nuestro interior.

Con la práctica de Mindfulness aprendemos a reconocer cuándo hace su aparición esa cualidad mental enjuiciadora. Nos entrenamos en asumir intencionadamente la postura de testigo imparcial, recordándonos a nosotros mismos que lo único que tenemos que hacer es observar. Al mismo tiempo, es importante recordar que no hay necesidad de “juzgar los juicios” y complicarnos más. Solo es necesario darnos cuenta de que sucede.


Texto de Jon Kabat-Zinn, acerca de la actitud de no juicio…

libérate de los juicios

Mora en la quietud

Cuando moramos en la quietud, la mente crítica y enjuiciadora puede llegar a imponerse como el ruido de una sirena de niebla: “No me gusta este el dolor que siento… Esto es aburrido… Me gusta esta sensación de quietud… Este trabajo me está saliendo fatal… Seguro que estoy quedando como un tonto… No sirvo para
esto… Debería sentirme tranquilo y relajado”…Este tipo de pensamientos dominan la mente y la sobrecargan.Es como llevar una maleta llena de rocas en la cabeza. Dejarla sienta muy bien. Imagínate cómo sería poder
dejar a un lado todos tus juicios y permitir que cada momento sea como es, sin intentar evaluarlo como“bueno” o “malo”. Esto sería una auténtica calma, una auténtica liberación.

Por naturaleza, la mente compara, juzga y evalúa

Esto no significa que no vayan a seguir emergiendo juicios. Por supuesto que emergerán porque, por naturaleza, la mente compara, juzga y evalúa. Cuando esto ocurre, no intentamos detenerlo ni ignorarlo más de lo que intentaríamos detener cualquier otro pensamiento que nos pueda pasar por la cabeza.

El enfoque que adoptamos en Mindfulness consiste simplemente en ser testigos de cualquier cosa que emerja en la mente o en el cuerpo y reconocerlo sin condenarlo ni fomentarlo, teniendo presente que nuestros juicios son pensamientos inevitables y restrictivos “acerca de la experiencia”. Lo que nos interesa es
el contacto directo con la experiencia en sí, tanto si se trata de una inspiración, de una espiración, de una sensación, de un sentimiento, de un sonido, de un impulso, de un pensamiento, de una percepción o de un juicio. Asimismo, prestamos atención a la posibilidad de quedarnos atrapados en el hecho de juzgar los
propios juicios, o de etiquetar algunos juicios como buenos y otros como malos.

Lo que nos interesa es el contacto directo con la experiencia

No juzgar, no emitir juicio, no significa, por supuesto, que dejemos de saber cómo actuar o comportarnos en sociedad, o que todo lo que hagan los demás está bien. Simplemente significa que, si sabemos que estamos inmersos en una corriente inconsciente de preferencias que nos aísla del mundo y de la pureza básica de nuestro ser, podemos actuar con mucha más claridad en nuestra vida y estar más equilibrados, ser más eficaces y regirnos por una conducta lúcida en nuestras actividades. Los estados mentales caracterizados por “esto me
gusta, esto no me gusta” pueden instalarse de forma permanente en nosotros y alimentar
inconscientemente comportamientos adictivos en todos los ámbitos de la vida. No
es ninguna exageración decir que tienen una toxicidad crónica que nos impide ver
las cosas como son en realidad y movilizar nuestro auténtico potencial.
Jon Kabat-Zinn

 

Luisa Alguacil


“No vivas en el pasado, no imagines el futuro, concentra la mente en el momento presente.” (Buda)

Estamos encantados de atenderte
info@mindfulnesslife.org   |   luisaalguacil@mindfulnesslife.org 
Tlf. +34  953 051 824  | Whatsapp: +34 605 625 394. Para más Información rellena el formulario de Contacto. Gracias.

Mindfulness life. Realizamos Retiros Mindfulness y Descanso. Y propuestas de entrenamiento Mindfulness personalizadas.  “…cambia tu enfoque… tu forma de mirar en el mundo…”


Referencias:
El Corazón de la Meditación Budista. Nyanaponika Thera. La conciencia plena de los cuatro fundamentos (satipatthana sutta). Versión editada por Kavindu. FUNDAMENTOS DE LA MEDITACIÓN VIPASSANĀ MAHASI SAYADAW Traducción al español por Bhikkhu Nandisena. Manual Clínico de Mindfulness. Fabrizio   Didonna.  http://www.lavanguardia.com/lacontra/20160611/402426129962/si-aumentas-la-conciencia-los-cambios-en-tu-vida-vienen-solos.html. https://www.mindandlife.org/. http://www.elmundo.es/vida-sana/mente/2016/05/06/572a0564468aeb41458b465f.html. http://www.institutomindfulness.cl/2011/03/%C2%BFque-es-mindfulness/.  Atención Plena Momenta a Momenta MEDITACION VIPASSANA Manual ilustrado para meditar Sobin S. Namto. El camino de la atención plena en la vida cotidiana Dra. Thynn Thynn.http://educacioemocional.org/la-ciencia-de-la-compasion/http://www.neurobiofeedback-neuroterapia.com/item/neurociencia-compasion-y-cerebro.html.http://educacioemocional.org/la-ciencia-de-la-compasion/ http://www.neurobiofeedback-neuroterapia.com/item/neurociencia-compasion-y-cerebro.htm .Apuntes Escuela Española de desarrollo Transpersonal lhttp://nievessoriano.blogspot.com.es/2015/01/en-el-cerebro-del-meditador.html.https://es.sott.net/article/25057-Cientificos-muestran-como-los-pensamientos-provocan-cambios-moleculares-en-tus-genes.http://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-mindfulness-actua-adn-proteinas-previene-envejecimiento-cerebro-20160518162038.html. Textos de (Claudio Araya)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *